Archivo - Febrero, 2009

La Tierra, la Renta, los Impuestos y el Debate que hay que dar

Recientemente, un profesional agrónomo comentaba el caso de un cliente al que asesora.

Se trataba de un productor de la zona de San Nicolás, que suele arrendar unas 200 hectáreas.

El profesional contaba que para la campaña 2003/04 el margen bruto esperado de su cliente era de unos 125 u$s/ha, mientras que el del arrendador (propietario) era de 117 u$s/ha.

Previo al conflicto de las retenciones móviles los números habían variado sustancialmente, no tanto para el productor, que esperaba un margen levemente inferior a los 120 dólares por hectárea, como para el propietario, que superaba largamente los 500 dólares. Después de pagar Ganancias, les quedaría a cada uno 78 y 325 u$s/ha respectivamente.
(más…)

Diez Ejes para un Consenso sobre Desarrollo basado en el Agro y su Industria

El conflicto campo-Gobierno nos ha sumergido desde hace casi un año en una parálisis no sólo de la acción sino también del pensamiento estratégico.
Todo lo dicho y opinado en estos últimos doce meses ha estado vinculado al híper cortísimo plazo. Una vez más lo aparentemente urgente le ganó a lo importante.
Pero en algún momento esta situación quedará superada, y cuando miremos para atrás lo único que vamos a poder comprobar es que hemos perdido un tiempo precioso.
De cara al bicentenario de nuestra Patria deberíamos estar pensando en la construcción de diversos consensos, entre ellos el vinculado al campo y la agroindustria, para orientar las herramientas de desarrollo.
Desde esta modesta tribuna me propongo poner a consideración pública algunos ejes de este posible consenso.

Eje 1) Mayor producción y mayor productividad.
Cuidando la sustentabilidad ambiental y social deberíamos convenir que una política que estimule los volúmenes de producción es en beneficio del país.
Las metas de volumen son necesarias, aunque no suficientes. Cosechar 25 Mt de trigo, otras tantas de maíz y 60 de soja tiene que ser claramente mejor para todos que trillar 8, 14 y 40 Mt, respectivamente, como está ocurriendo en esta campaña. Ya en su tercer gobierno, Perón planteó la meta de las 100 millones de toneladas como un objetivo. Hoy se pude seguir apostando a más, basados en el aprovechamiento más eficiente de la capacidad de producción del suelo y en la aplicación de tecnología para levantar la productividad.

(más…)

Entre el Gringo Chacarero y el Hacendado Bonaerense

012

Si queremos ganar la elección, Reutemann tiene que dejar a los Kirchner“. Esta frase fue sentenciada por un intendente santafesino reutemista que veía que si el senador no se distanciaba del oficialismo, las chances de retener la comuna se iban a complicar.

La decisión del ex piloto de la fórmula uno le da más vigencia que nunca a la polarización que parece estar dominando la política: o con los Kirchner o con el campo.

Por un momento pareció que el acuerdismo podía imponerse y que un Reutemann corriendo las elecciones en alianza con el Gobierno nacional podía quebrar esa polarización. Pero el campo fue más fuerte.

El caso es que ya dos de los “que miden” se han abierto del oficialismo, presentándose como alternativa. Es el peronismo sucediendo al peronismo.

Pero no es casualidad que estos dos exponentes sean Carlos Reutemann y Felipe Solá. Uno santafesino, otro bonaerense. Uno con un nombre bien común, el otro más cheto. Uno sojero, otro ganadero. Uno con Aapresid, otro con Carbap. Uno arriba de la cosechadora, el otro del caballo. (más…)

La relación campo gobierno 1973/75 – 2003/08. Paralelismos y Perpendicularidades

1) “Si el país quiere aprovechar la coyuntura internacional y beneficiarse, tiene que permitir que los aumentos del exterior se trasladen al productor“.

2) “El productor (…) ha sido llevado a la resignación de posibilidades de retribución correlacionadas con los valores vigentes en el mercado mundial que, a la sazón, llegaron a los guarismos históricamente más elevados“.

3) “En otros tiempos, el ministro o secretario del área (Agricultura) era considerado por los productores como algo así como un abogado defensor del sector rural ante los otros organismos del Estado, proclives a exprimir los balances de las explotaciones agropecuarias“.

Cualquiera de estas tres frases podrían haber sido pronunciadas durante el reciente conflicto del campo.

Sin embargo, corresponden a declaraciones de las entidades rurales realizadas entre los años 1973 y 1974, durante el tercer gobierno peronista.

Son citadas en un trabajo del profesor de la Universidad de Quilmes, Carlos Makler, sobre la acción de las corporaciones agropecuarios durante ese gobierno.

Buena parte del trabajo resulta un deja vu de lo que sucede en el actual momento histórico. Un país que tenía que salir de la recesión y el desempleo, un aumento de los precios internacionales de las materias primas agrícolas, una buena cosecha inicial y una política económica que buscaba frenar la inflación importada y recuperar el salario real, desacoplando para eso el precio de los productos del agro respecto del mercado internacional. Además una crisis global, en esa ocasión provocada por la suba del petróleo.

El libro de Carlos Leyba, en ese momento Número Tres del ministro de Economía José Ber Gelbard, sobre Economía y Política en el Tercer Gobierno Peronista es también de ayuda para comprender la relación entre las entidades rurales y el gobierno.

Aparece ahí una Federación Agraria próxima al movimiento que encabezaba Perón, con un Humberto Volando como interlocutor y una SRA que adhiere al Pacto Social, que la Confederación General Económica y la CGT habían suscrito, arrastrada por el fuerte consenso que despertaba en la previa a las elecciones, la propuesta del líder. Solo Carbap se mantiene desde el primer momento ajeno a la convergencia.

Si bien es mucho lo que se puede decir sobre este momento histórico, con puntos de vista muy antagónicos, lo concreto es que el ruralismo termina alejándose progresivamente de la política oficial, con Carbap y SRA como abanderados.

De los factores que enumera Makler en su trabajo hay algunos, ya mencionadas que guardan correlación con la actualidad y permiten entender la reacción del ruralismo. Se trata de aquellos vinculados al mercado y a un rol activo del Estado en el mismo.

Precios máximos y estatización del comercio exterior son medidas sumamente resistidas por las entidades más conservadoras. FAA se queja de los precios pero apoya la nacionalización del comercio exterior, en tanto no se trate de una “estatización”.

Estos elementos retrotraen al punto de inflexión en la relación del campo con el gobierno de Kirchner, que a mi entender se produce cuando se fijan los pesos mínimos de faena. Es el síntoma de una problemática que no había sido resuelta en el 73 y que volvía a repetirse en el 2005: cómo hacer que los buenos precios externos de carnes y granos no generaran inflación interna. Y la solución empleada fue más o menos la misma.

De allí se pasó sucesivamente a la irritación por la intervención en el mercado del trigo, se agravó con el cierre de la exportación de carne vacuna y finalmente estalló con las retenciones móviles.

Sin embargo, hay factores de conflicto que no aparecen en el gobierno de Kirchner. A diferencia de lo ocurrido en el 73, en esta ocasión no hubo iniciativa política del kirchnerismo de desafiar al establishment agropecuario con proyectos como Ley Agraria, Impuesto a la Renta Potencial de la Tierra o algún otro pudiera ser interpretado como un ataque a la propiedad privada.

Muy por el contrario, la actividad legislativa en estos últimos años ha apuntado a temáticas con un buen grado de consenso, como ley de biocombustibles, reducción del IVA en carnes e insumos, promoción caprina, fondo algodonero, promoción de la biotecnología, etcétera.

No hubo entonces un desafío al campo impulsando proyectos que pudieran ser considerados agresivos. En los convulsionados 70, el proyecto de Ley Agraria, filtrado a la prensa, había disparado fuertes críticas al considerárselo una verdadera reforma agraria y un ataque a la propiedad privada. “Denunciamos la grave infiltración ultra izquierdista existente a nivel de la secretaría de Agricultura y Ganadería”, denunciaba Carbap.

Tal vez la no agresión por la vía normativa, más las buenas circunstancias del mercado internacional hayan coadyuvado para que el kirchnerismo mantuviera una relación, sino buena al menos no conflictiva durante los primeros años de gobierno.

Por el contrario, en esta creciente etapa de conflictividad el funcionamiento del mercado estaría actuando como disparador y cohesionador de la protesta.

Mario Lattuada, en Acción colectiva y corporaciones agrarias en la Argentina, marca el peso del bolsillo del productor en la posición de las entidades. “La experiencia del gobierno peronista de 1973-1976 lo demuestra. FAA participó activamente en los programas de concertación, se integró en la CGE y apoyó el plan económico durante los primeros tiempos del gobierno. Pero en el mediano plazo, cuando la política económica resultado negativa para sus bases sociales, retiró su apoyo al gobierno, renunció a integrar la CGE y realizó junto a CRA varios paros agropecuarios“.

La coyuntura actual parece volcada a hacer prevalecer estos factores económicos por sobre cualquier otro en la relación con el Gobierno. Hoy da la impresión de tratarse de una situación irreversible o, por lo menos, de evolución incierta.

¿Habrá o no corte obligatorio con biodiésel a partir del 1 de enero de 2010?

Falta poco menos de once meses para que el gasoil o dieseloil que se comercialice en la Argentina contenga el 5% “como mínimo” de biodiésel.
Este es el mandato de la Ley 26.093, que en su artículo 7° establece que el corte obligatorio entrará en vigencia “el primer día del cuarto año calendario siguiente a la promulgación de la presente ley”. Como la norma se promulgó en mayo de 2006, eso deberá ocurrir el 1 de enero de 2010.

(más…)

Una política de Estado basada en la agregación de valor

img_7003

(publicado en el Semanario Infocampo del viernes 6 de febrero)

Valor agregado y desarrollo regional. Dos consignas que deberían ser el norte de cualquier gestión política nacional en materia de política agropecuaria. Gobernar es dar trabajo.

En un reciente periplo por Mendoza tuve oportunidad de palpar directamente lo que significa crecer en la cadena de producto, agregando valor.

Tomé contacto con una empresa familiar dedicada al negocio del vino. Producen unos 600.000 litros anuales a partir de la uva que cosechan en sus 120 hectáreas de finca. Su política es vinificar sólo lo que producen en sus fincas.

Operan en lo que se conoce como segmento de alta gama de los vinos y exportan el 80% de su producción, principalmente a Europa y América del Norte.

En la actualidad, la tercera y la cuarta generación tienen el control íntegro del negocio: desde la decisión de cuánta y qué uva producir, hasta la elección de la etiqueta que le pondrán a la botella.

Pero no siempre fue así. Los abuelos y bisabuelos fueron esforzados viñateros que vendían su producto a los bodegueros. Es a fines de los 80 cuando la familia da el salto adquiriendo una bodega que languidecía pasando de mano en mano.
(más…)