Archivo - Julio, 2009

Solá, ¿la pata bonaerense para la nacionalización del proyecto PJ chacarero?

Apenas un mes después de las elecciones, el ámbito político ya está dejando trascender que el felipismo podría encontrar en el peronismo no kirchnerista del interior una mayor afinidad política que en los socios electorales con los que fue a las elecciones.

En paralelo sigue tomando color la construcción de un espacio pejotista en el Congreso que involucra a los liderazgos de Busti en Entre Ríos y Schiaretti (/De la Sota) en Córdoba, pero fundamentalmente al triunfante Reutemann desde Santa Fe.

La presentación del proyecto de ley para extender el Fondo Federal Solidario de la soja al resto de las exportaciones -un claro desafío al kirchnerismo- fue un paso adelante. El proyecto lo firmaron nueve diputados de las provincias agrícolas de la Región Centro.

Esta semana se confirma la partida de los diputados entrerrianos Cristina Cremer de Busti, María de los Ángeles Petit y Gustavo Zavallo hacia un bloque propipo de similares características que Santa Fe Federal.

A partir del 10 de diciembre, ambos espacios se verán reforzados con el ingreso de los nuevos legisladores electos, ya decididamente ajenos al kirchnerismo.

Pero para tener alcance nacional, este proto-proyecto necesita la pata bonaerense y allí es donde aparece Solá.

El felipismo siente que durante la campaña fue herido por sus socios electorales de Unión Pro, por las colectoras retiradas de la justicia electoral o el desaire a sus figuras. La palabra “humillación” está en sus bocas.

Por otra parte se preguntan: ¿cuál es el papel de Felipe en una sociedad política con De Narváez, que aspiraría como mínimo a la gobernación y Macri jugando para presidente?

Y ahí la mirada se desvía hacia el peronismo no K del interior.

La convergencia en un bloque o interbloque comienza a tomar forma lentamente.

Algunos opinan que para eso es necesario que el ex gobernador se despegue de sus aliados de Unión Pro. Sería la prueba de amor que le pedirán sus colegas del PJ no kirchnerista.

El ex gobernador bonaerense ya se ha mostrado con Schiaretti -”hablamos del futuro”, dijo- y vuelto a hablar de peronismo.

Por otra parte, tiene tropa propia en el Congreso, que se incrementará a partir del 10 de diciembre con la asunción de los diputados electos el 28 de junio.

En el pausado juego de la política, se especula con que el 11 de diciembre sea la fecha a partir de la cual todo este proceso de centrifugación peronista cambie de sentido. La conformación de un bloque o interbloque peronista federal -al cual ya no le cabría el mote de “disidente”- empieza a tomar forma en el horizonte de la política

El G-9 en Diputados o el primer paso hacia la conformación del PJ Chacarero

Nueve diputados peronistas de Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba (G-9) acaban de presentar un proyecto que resulta una declaración de principios: proponen extender el Fondo Federal Solidario que distribuye el 30% de las retenciones al total de lo recaudado por derechos de exportación.

La lógica detrás de esta propuesta que piloteó el joven legislador entrerriano Gustavo Zavallo es que así como estas tres provincias sojeras comparten los recursos que los productores ceden con la cosecha de la oleaginosa al resto de las provincias y la ciudad de Buenos Aires, por qué no hacer lo mismo con el resto de los bienes y servicios que tributan retenciones.

Es por un lado poner en un pie de igualdad solidario a todos los sectores productivos y exportadores. Es por otra parte un planteo implícito de que hay que rediscutir la distribución de la riqueza del país entre la Nación y las provincias.

Zavallo y el resto de los diputados aclaran que esto no significa avalar o perpetuar el sistema de retenciones, sino simplemente hacerlo solidario sobre la base del Decreto PEN 206/2009 mientras se encuentren vigentes.

Pero hay un trasfondo político que no hay que dejar pasar. Se trata de nueve diputados que responden a los liderazgos de Busti en Entre Ríos, Schiaretti en Córdoba y Reutemann en Santa Fe.

Es el embrión del PJ Chacarero, que en pleno conflicto del campo se animó por primera vez a plantear una disidencia en voz alta con el oficialismo, y que luego tampoco exageró o sobreactuó esa disidencia.

Los de Reutemann ya han migrado hacia un bloque propio, Santa Fe Federal, que espera los refuerzos de sus colegas de la Región Centro actuales y de los que asumirán el 10 de diciembre.

Ya se ha hecho explícito que la idea es conformar un bloque Federal, que podría sumar a más legisladores de más provincias.

Como escribía un tiempo atrás puede resultar el contrapeso al emergente de De Narváez en la provincia de Buenos Aires, encolumnado detrás de un liderazgo con aspiraciones presidenciables (Reutemann), con proyección nacional, y brotando desde la Argentina chacarera y gringa.

Carnes: Qué produce el mundo, qué la Argentina

Siguiendo con el post de hace unos días, respecto del consumo inusualmente alto de carne vacuna por parte de los argentinos, me he permitido presentar a los amigos del blog el siguiente cuadro, cuyos datos están tomados del Food & Agriculture Policy Research Institute, para el año 2008.imagen-2

Como vemos, solo Australia tiene un patrón de produccion similar al nuestro, con la diferencia de que sus cultivos predominantes son de invierno (trigo, colza, cebada), mientras que en la Argentina tenemos una gran producción de dos alimentos básicos para los animales: maíz y soja.

En el resto de los países, la producción de carne vacuna, porcina y aviar está balanceada (Estados Unidos) o francamente volcada hacia la porcina (Europa) o levemente hacia la avícola (Brasil).

Hay un dato adicional que trae el outlook del Fapri, sumamente interesante y tiene que ver con el precio de las carnes. Por ejemplo, para 2008, el instituto cita como precio pagado a productor en la Unión Europea, 3,20 euros por kilo en el caso de la carne vacuna (17,5 $/kg), versus 1,53 euro por kilo para el pollo y el cerdo (8,22 $/kg).

Para los Estados Unidos, el Fapri da un valor promedio de 2 dólares por kilo para el novillo gordo (Nebraska Direct Fed Steers), contra 1,05 para el capón con 50/52% de magro y 1,75 dólar para el pollo (precio mayorista).

No está claro en ambos casos si se trata de peso vivo o al gancho, pero lo cierto es que hay una diferencia importante entre el valor de la carne vacuna y la de los otros productos. Los valores para otros países siguen esa tendencia.

Daría la impresión de que los cambios tecnológicos en la producción agropecuaria de nuestro país nos irán llevando hacia un modelo productivo con mayor participación del porcino y posiblemente direccionando los cortes vacunos de mayor hacia el mercado externo.