Efectivamente: Gobierno Plesbicita su Gestión y Dirime Conflicto Rural en las Urnas

El mismo viernes que se anunció la iniciativa para adelantar las elecciones, Néstor Kirchner habló de un tema de gobernabilidad.

A posteriori, la idea de que el gobierno estaba plesbicitando la gestión comenzó a tomar cuerpo. Lo más claro fue el mendocino Jorge Álvaro, durante la sesión del miércoles en Diputados y el más extremista, el dirigente piquetero Emilio Pérsico, que dijo que una derrota en las urnas haría a los Kirchner tomar las valijas.

Cómo se liga esto con el tema campo.

Para la segunda reunión con Giorgi, en la que apareció Cristina, tanto Gobierno como entidades venían vapuleadas. El primero perdiendo fidelidades y las segundas viendo mermado su poder de convocatoria.

En esa circunstancia una distensión era buen negocio para las partes, pero pésimo para la campaña política.

Oposición y disidencia salieron al cruce inmediatamente diciendo que si no había baja de retenciones los acuerdos no servían para nada.
Si bien estaba hablado que ese tema se dirimiría en el Congreso, la oposición necesitaba fogonearlo tanto como fuera posible para mantener abierto el flanco que más le duele al kirchnerismo.

Entonces llegó Catamarca y lo que se vio el lunes fue un oficialismo débil, derrotado a manos de un ex aliado y habiendo debido recurrir al apoyo de aquellos a quienes en el pasado había ignorado o confrontado.

En tanto, el ala acuerdista del Gobierno había trabajado a todo vapor para que lunes las resoluciones de lo acordado estuvieran publicadas en el Boletín Oficial y así llegar a la tercera reunión del día siguiente con un motivo menos de queja.

Pero el lunes a la tarde, ¿quién quería negociar con un gobierno débil? La mesa, que había tenido críticas desde sus extremos halcones, pateó el tablero y salió a despegarse.

Oposición y disidencia reforzaron su estrategia de sostener las retenciones como eje de la campaña y promovieron la vía parlamentaria.

Y con el desdoblamiento de las elecciones en las provincias, se auguraban meses de altísimo conflicto, hasta desembocar en las elecciones de octubre.

Pero los Kirchner doblaron la apuesta y acortaron los plazos, obviamente pensando en un escenario más favorable. Elecciones para junio y que las urnas diriman quién gana y quién pierde.

De movida, el oficialismo se anotó el primer chico: ganó en Diputados el miércoles con 7 votos más de los que necesitaba y la oposición/disidencia no pudo tener quorum para tratar la baja de retenciones el jueves. De yapa, la convocatoria contra la inseguridad estuvo muy lejos de juntar la cantidad de gente que se esperaba.

“Adelantar las elecciones es para relegitimizar y plesbicitar la gestión de Gobierno, porque si seguimos escuchando a las personas que van por los programas de televisión nos queda la impresión de un gobierno que no tiene legitimidad”, dijo Álvaro.

El conflicto del campo debería haberse resuelto en julio del año pasado con el voto no positivo de Cobos: la norma que había desafiado al campo quedaba derogada, ya no existía más.

Sin embargo, ha sabido mantenerse hasta el presente y solo promete empeorar cada día.

Es que el campo es la bala que traspasó el blindaje K y es el hilo conductor de la campaña. A partir de ahí es donde se instalan el peronismo disidente que aspira a suceder al kirchnerismo en 2011 (o antes) o donde la oposición organiza su estrategia.

Lamentablemente para mujeres y hombres del agronegocio el escenario será más complicado del que podría ser, por la necesidad de sostener el conflicto.

De ahí las elecciones en junio signifiquen una definición más rápida.

El punto es que si es relativamente fácil prever qué pasaría frente a una derrota del gobierno, mucho más difícil resulta calcular el escenario tras una victoria.

Tras el anuncio presidencial de coparticipar las retenciones de la soja, chicana para cruzar uno de los principales argumentos anti retenciones, comenzaron los cortes de ruta, buena parte de cuyo éxito depende de la cobertura televisiva y de que sus líderes tengan aire y cámara en el circuito mediático.

Como en los 70, la fórmula “cuanto peor, mejor” parece ser la estrategia para derrotar al Gobierno.

Javier Preciado Patiño

1 Comentario Para “Efectivamente: Gobierno Plesbicita su Gestión y Dirime Conflicto Rural en las Urnas”

  1. ESTIMADOS FORISTAS YO CREO QUE SE SIGUE ENFOCANDO MAL LA VISION DEL CAMPO EN GNERAL Y LA RELACION NACION ARGENTINA LA CUAL TIENE UN GOBIERNO QUE SOLO RESPONDE A CIERTOS NICHOS DE GENTE COMO EL CONURBANO DE BUENOS AIRES YO CREO QUE LA MATANZA MORON BRANSEN SIN DESMERECER NADA LO UNICO QUE SE PUEDE COSECHAR ALLI VOTOS INDIGENTES COMPRADOS CON VOLUNTAD POLITICAS DESDE SIEMPRE NO SOLO DE ESTE GOBIERNO MIENTRAS EL OTR0 50% DEL PAIS INTERIOR SE CAE A PEDAZOS NO SOLO LA SOJA EL TRIGO ECTR EL GANADOS LAS ECONOMIAS REGOCIONALES EL OLIVO EL VINO EL ALGODON LOS OVINOS CAPRINOS EL POROTO EL ARROZ ECTRA NADIE MIRA ESO NI EL PERIODISMO DE CAPITAL NI LOS ESPECIALISTAS YO CREO QUE ESTAMOS EN PRESENCIA DE UNITARIOS Y FEDERALES NUEVAMENTE TENEMOS UN GOBIERNO UNITARIO QUE GOBIERNA PARA ESA MASA CRITICA DE VOLUNTADES DE VOTOS Y EL PAIS INTERIOR QUE DINAMISO LA ECONOMIA Y AQUI CASI TODOS ESTAN EQUIVOCAS COMO TRATAN EL TEMA ESTO PARA QUE SE REVIERTA Y DE UNA BUENA VEZ SE TIENE QUE EMPEZAR DESDE EL INTERIOR PARA CULMINAR EN LA CAPITAL DE LO CONTRARIO ESTO SEGUIRA ASI HASTA QUE OCURRA LO INEVITABLE EL ENCUENTRO ENTRE ARGENTINOS. ESTAMOS MUY PERO MUY CERCA QUE ESTO OCURRA ES LO QUE SE JUEGA EL GOBIERNO NO TIENE PLATA NO TIENE CREDITO.
    ES DIFICIL SALIR DE ESTO NO SE QUIERE AUMENTAR EL DEFICIT OSEA DAR PLATA AL PUEBLO NO DAR CREDITOS AL 34% PROMETER PROMETER Y TODO LO PROMETIDO NO ESTA O FRACASO LO QUE QUEDA ES ENFRENTAR AL PUEBLO POR SI SALE MAL, ALGUIEN TIENE LA CULPA YO NO, EL ACCIONA TIPICO ARGENTINO EL OTRO TIENE LA CULPA YO NO FUI.SALVO QUE EL GOBIERNO TENGA UN ESPEJO MUY GRANDE QUE LE PUEDA HABER REGALADO EN ALGUNOS DE LOS TANTOS VIAJE A VENEZUELA CHAVEZ.
    PORQUE PARECE QUE ESE ES EL ESPEJO DONDE SE MIRA EL GOBIERNO ARGENTINO.

Deja tu comentario