El lobby antipollo o cómo se busca destruir la agregación local de valor

Por Javier Preciado Patiño

Empecemos por el principio. A principios de octubre, un diario uruguayo titula “El sector avícola uruguayo se moviliza contra el pollo de EE.UU.”, cuya información base proviene de una carta que la Asociación de Fasoneros de Pollo del vecino país le envía al Presidente Mujica, preocupados por la sensible situación que están atravesando.

a) El ingreso de cortes (pata muslo) desde los Estados Unidos a precio de dumping, según denuncia la asociación. “Llegan a Uruguay a un precio que acá no paga ni el costo de producción”, señalan. El origen sería el bloqueo ruso a las exportaciones estadounidenses por el conflicto de Ucrania.
b) Ingreso de pechugas desde Brasil, factor que les distorsiona el mercado y que violaría un acuerdo comercial de que solo se importe desde ese origen pollo entero.
c) La deuda de Venezuela (u$s8 millones) con Avícola Tres Arroyos y la consecuente discontinuidad de las operaciones con ese destino.

La nota de los polleros uruguayos a su presidente pide la aplicación de medidas antidumping a los EE.UU., negociación con Brasil y con Venezuela, en este último caso por el tema de los pagos.

Incluso en declaraciones periodísticas, dirigentes de los polleros señalan que el ingreso de carne aviar desde el país del norte fue “la moneda de cambio para que les dejaran entrar los cítricos y la carne ovina” uruguaya.

Hasta acá la información proveniente del vecino país. Sin embargo, la existencia de un fuerte lobby anti agroindustrial interno intenta convertir esta información en un relato catastrofista para los argentinos.

Con el trasfondo de la situación de Rasic Hnos. (que entró en convocatoria de acreedores), los datos provenientes de Uruguay se reorganizan para intentar mostrar que ahora la agroindustria argentina más dinámica de la última década puede colapsar por haber hecho exportaciones a Venezuela.

De acuerdo a las estadísticas del Senasa, en 2012 Venezuela representó el 23% del total de las exportaciones aviares (carne y subproductos), participación que en 2013 se elevó a 41% y en los primeros ocho meses de 2014 se contrajo a 36%.
Sin duda el país sudamericano es un destino clave para la industria avícola, como es China y Hong Kong en materia de subproductos (se llevan el 83%) o Japón y Rusia si de ovoproductos se trata (56%).

Sin embargo que sea Venezuela parece tener un valor negativo especial, posiblemente por incorporarle una dimensión politica a lo estrictamente comercial o de mercado.

Lo que no se menciona es que hasta 2001 la Argentina, segundo productor mundial de maíz, importaba más pollo del que exportaba. Hoy no solo duplicamos la producción de maíz (pasamos de 15 a 32 millones de toneladas), sino que pasamos de faenar 260 a 730 millones de pollos por año.

Es cierto que en 2013 y lo que va de 2014 la producción se ha estabilizado y retrocedido levemente. Pero acá también es importante señalar que los argentinos estamos alcanzando un consumo de entre 115 y 120 kilos de carne por habitante y por año y que ya (como menciono en el blog de julio) las tres carnes actúan en conjunto. Si la de carne bovina se dispara el consumo se pasa a pollo y cerdo y viceversa. Por otra parte, los mercados externos han perdido el dinamismo de años anteriores y eso repercute en nuestra industria, que sin embargo se ha consolidado como proveedor confiable en este lapso.

Es cierto también que para cumplir con el plan de expansión de la avicultura se requiere incrementar la escala e incorporar más tecnología de primera línea, para mejorar la competitividad sistémica del sector. Brasil puede ser más competitivo en materia salarial (paga relativamente peor a sus trabajadores), con lo cual la estrategia es llegar a ser más eficientes todavía en materia de costo del kilo vivo.
Pero la lección uruguaya no es que el problema es Venezuela (lo lógico es que se redireccionan los envíos cuando un mercado tiene problemas) sino la presión de los grandes productores mundiales de pollo como son los Estados Unidos y Brasil que pueden subsidiar sus envios a terceros países y borrar de un soplido a sus incipientes clusters polleros.
Hasta aquí la Argentina ha demostrado que puede crecer en producción de granos y en transformación de estos en manufacturas industrializadas.
Pero estemos siempre atentos al lobby primarizante, que no está dispuesto a bajar los brazos.

23 Comentarios Para “El lobby antipollo o cómo se busca destruir la agregación local de valor”

  1. If sex is such a natural phenomenon, how come there are so many books on how to?

  2. great issues altogether, you simply received a brand new reader.
    What do you do when your Achilles tendon hurts? would you suggest in regards to your publish that you made some days in the past?
    Any sure?

  3. This chair belonged to some 14 yr old kid, it’s quite ingenious if I say so

  4. Any reason why Taiwan isn’t on this list? I live in Kaohsiung and it’s certainly at mid-tier China Our has been around 150-180 a lot these

  5. I like chikens very much they are so cute and that would be great to have it.

  6. Felicitaciones, excelente sitio para información y consulta. Ayuda mucho a aclarar la realidad que muchas veces aparece oculta.

  7. Hola Javier

    Me parece muy buena la nota, la realidad es que en gran parte de nuestra historia fuimos un gran exportador de maiz e importabamos pollos y cerdo… Llegando al caso extremo de los famosos pollos de Mazzorin.

    Agregar valor es generar trabajo y mas apropiacion de renta, el agro de Entre Rios le debe gran parte de su existencia al pollo.

    Respecto a lo que comenta Carlos Chiavarini… respecto a la diferencia en retenciones… Dice nadie se queja que haya un 3% pero no el 20%, hay que analizar mucho esos numeros y no creo que algun gobierno los haga seriamente, caso biodiesel en su primera etapa y luego su brutal recorte ni al inicio ni a su fin nadie agarro una calculadora ni un minuto.

    No es cierto que no haya habido una politica de creditos para agregar valor, los creditos del bicentenario a quien tenia un proyecto solido y los AVALES se lo daban y no habia que profesar fe justicialista o conocer a alguno…

    Cuando hay voluntad en agregar valor se puede hacer, hay una cooperativa que siempre habla de poner un molino harinero, maneja una pila de millones y nunca lo hace y en mi caso particular sin nada pude armar uno, aunque sea chiquito pero estamos en el negocio, eso si… me recorri todos los desarmaderos de la pampa humeda.

    Hay que dejarse de excusas, si queres podes… cuesta mas trabajo solamente.

    Atentamente
    Carlos

  8. Hola Javier:
    El tema no está en ser “anti pollo” o “anti harina” sino en que las medidas para desarrollar la industrialización no afecten al productor primario, ni que las medidas de la “industria” sean tales que impidan al productor ingresar per sé a la misma y deba pegarles un “peaje” a molinos o a las integradas.
    Nadie se queja de que la industrialización de la soja tenga un 3 % de diferencia en retenciones, pero no el 20 % directo mas todo lo que genera la falta de ROEs.
    Tampoco hay créditos para que los productores hagamos nuestras propias integradas o molinos y nosotros transformemos el maíz y el trigo en carne y no les cedamos a terceros ajenos a la producción la captura de todo el agregado de valor.
    Otro tema largo para hablar en este debate es la localización de las “industrias”. Ninguno de estos temas pasa en un país como Brasil.
    Abrazo
    Carlos

Deja tu comentario