Quiénes pueden ser los hombres del agro en un gobierno de Scioli

Por Javier Preciado Patiño

Es una obviedad decir que los tres candidatos con más chances a asumir el comando del país a partir del 10 de diciembre son Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa. Lo interesante es empezar a desgranar quiénes podrían ser las figuras que conduzcan o influyan fuertemente en la gestión del Ministerio de Agricultura en cada caso. Empecemos por el actual gobernador de Buenos Aires y la constelación de nombres que hoy ya están sonando.

Alejandro “Topo” Rodríguez. Literalmente tomó un hierro caliente a pedido de Scioli cuando aceptó liderar el ministerio de Asuntos Agrarios, siendo él un hombre de formación en lo político y sin antecedentes remarcables en el área agropecuaria. Pero como hombre leal al gobernador llevó adelante una gestión que le aseguró a Scioli tranquilidad en el frente rural, incluso en el difícil trance que fue el aumento del impuesto inmobiliario.

Naturalmente se podría pensar en el Topo como el hombre de Scioli para liderar el Minagri, si triunfa en las elecciones. En último caso será una decisión del presidente electo antes que una ambición del funcionario si va o no a Agricultura. Pero sería más esperable que el politólogo oriundo de Tandil cumpla una función más vinculada a lo político en el más alto rango, que a lo agrícola.

Gustavo Marangoni. Otro hombre de super confianza del Gobernador y que preside el directorio del Banco Provincia, a quien quiso hacer jugar para la ciudad de Buenos Aires, sin éxito (ni siquiera fue a las PASO). Con el banco Provincia siempre se ha mostrado muy cerca del mundo rural, yendo a las grandes exposiciones como ExpoAgro o la Rural de Palermo. A propósito, sus declaraciones sobre el campo van más allá de cuánto ha financiado la institución que dirige y no teme meterse en los temas grandes de la política agropecuaria. En el entorno del gobernador hay quien lo señala como un fuerte candidato para ocupar la cartera agrícola si triunfa su jefe político.

Carla Campos Bilbao. La actual secretaria de Desarrollo Rural es otro de los nombres que suena. Es ingeniera agrónoma, es bonaerense con base territorial política en el partido de Moreno, ha demostrado lealtad con las sucesivas gestiones con las que le tocó trabajar y además es una dirigente del PJ bonaerense (alineado en un todo con el proyecto Scioli Presidente), con la particularidad de tener línea directa con la Presidente de la Nación. Tiene a su favor la relación que ha cultivado con los gobernadores, por su rol como secretaria; en contra le puede jugar la poca afinidad que el establishment rural más conservador tiene por ella. En todo caso, un destino alternativo sería la Presidencia del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, institución desde donde llegó a la gestión pública, de la mano de Carlos Cheppi.

Omar Perotti. No hay que olvidar cómo jugó Scioli en la campaña a gobernador de Santa Fe, a favor del ex intendente de Rafaela. Ahora está candidateado a Senador nacional, pero si no entrara dicen que sería un gran candidato para el Minagri. A su favor tiene una muy buena consideración en el sector rural, en el caso de que Scioli quisiera jugar una carta “amigable” con el sector.

Sergio Urribarri. Ya bañado de humildad, el futuro ex gobernador no tiene asegurado un futuro político acorde con el rol que jugó en los gobiernos de Cristina, y de ahí que se especule con que un reconocimiento sea la cartera agrícola. A favor podría sumar el apoyo de los sectores industriales del agro; en contra, la poca simpatía que las organizaciones gremiales del agro le tienen, por su alta dosis de kirchnerismo.

La lista continúa. Esta es una primera aproximación a lo que puede ocurrir de acá al 10 de diciembre si finalmente Scioli termina ungido presidente. En ese caso las conversaciones se multiplicarán entre el electo y todas aquellas fuerzas que lo apoyaron, a la hora de tener participación en su gobierno.

Deja tu comentario