Tag : ‘Eduardo Buzzi’

No fue un salto a la política, fue un salto al vacío

Por Javier Preciado Patiño

“Prefiero no salir, pibe”. Así contestaba el precandidato a gobernador en Santa Fe, Eduardo Buzzi, en la mañana del lunes 20 de abril, cuando un periodista lo contactó para hacerle una nota por su performance electoral.

Es que el resultado no podría haber sido peor. Eligió para hacer política el partido que no llegó a juntar el 7% de preferencias en las PASO y encima perdió la interna contra su rival en la interna.

Los 51.957 votos que lo eligieron para gobierne la provincia, sobre un total de 1,5 millones emitidos, resultaron el certificado de defunción para su sueño de desembarco en la política grande.

¿Quién no conocía al ex presidente de la Federación Agraria en esa provincia? Proyectado al estrellado mediático a partir del conflicto de la 125, Buzzi se cansó de transitar estudios de televisión, acumulando horas de vuelo frente a los micrófonos de los periodistas, en los años siguientes. Hábil para tirar títulos en las notas que daba, terminó convertido más en un férreo opositor al gobierno nacional que en un dirigente gremial del ruralismo.

La primera cachetada la recibió de quien se suponía iba a ser su delfín al frente de la FAA, Omar Príncipe, quien no dudó un minuto en dar por tierra con la política de rechazo al diálogo con el gobierno nacional. La segunda se la propinó el Lole Reutemann, al cerrar con Macri su alineamiento político. Tal vez el ex federado soñaba con el espaldarazo de este peso pesado del peronismo santafesino para proyectar sus ambiciones. Ese día Buzzi se sacó y dijo que al senador lo único que le interesaba era no ir preso y que estaba en el ocaso de su carrera. El domingo 19 de abril, Reutemann celebraba con Macri y Del Sel haberle ganado, aunque por poca diferencia, al frente socialista radical.

De todas maneras Buzzi sabía que ir por la gobernación era simbólico. Que no le iban a terminar dando los números, pero que por los servicios prestados podría ser recompensado con una función pública en un hipotético gobierno del ex intendente de Tigre. Lo que no estaba en los planes era perder la interna y quedar con tan magro caudal de votos.

Se dice en los corrillos del gremialismo que en la previa a las PASO el ex federado tramaba un plan para volver a conducir los destinos de su querida entidad, aplicando un plan de desgaste a la gestión de Príncipe. Como plan C estaba la posibilidad de ir por una diputación nacional en las elecciones de octubre, previendo que su líder no alcanzara el Sillón de Rivadavia. No vaya a ser cosa de terminar en el llano.

Con el altísimo grado de conocimiento en la opinión pública pero apenas 50.000 votos en su haber, ¿cuál es la ambulancia que lo va a recoger para darle asistencia?  ¿Tal vez Perotti necesite sumar ese número para dar batalla en una elección polarizada?

Hoy por hoy, la única conclusión es que pasar del gremialismo rural a la política partidaria no es soplar y hacer botella. Ya lo comprobó el propio Mario Llambías, cuando salió a pelear una diputación por Buenos Aires bajo el paraguas de la Coalición Cívica en 2011.

De todos modos siempre hay una esperanza. En su J.B. Molina natal, Buzzi logró imponerse como candidato a gobernador al Frente Progresista y el PRO. Y eso que nadie es profeta en su tierra.

Orsolini en campaña para posicionarse como el conductor de la FAA en el post buzzismo

Si hay alguien que está viviendo su “fin de ciclo”, ese es Eduardo Buzzi. Luego de ininterrumpidos catorce años al frente de la Federación Agraria Argentina ha hecho pública su decisión de no competir por una nueva reelección, en el marco del nuevo estatuto aprobado recientemente.

Sus detractores sostienen que su gestión se ha ido desgastando y que la reforma del Estatuto, que limita la reelección indefinida y da participación proporcional a las distintas corrientes que converjan en la Asamblea, no es sino el mayor síntoma de la creciente debilidad que sufre el hombre de JB Molina.

Lo cierto es que en las filas de la Azul y Blanca, la agrupación oficialista, el chaqueño Pablo Orsolini ha salido a posicionarse como la alternativa de esa corriente para conducir la FAA en el post buzzismo.

Claro que en la carrera por la sucesión no está solo y es posible que tenga que enfrentar al influyente secretario gremial Omar Príncipe, hoy una de las principales espadas de Buzzi, antes de ser ungido como candidato de la continuidad.

Pero Orsolini está saliendo con un discurso que si bien sigue la lógica del oficialismo, lleva toques personalistas. Por un lado reconoce que en los últimos años ha habido una continua erosión de dirigentes y militantes federados hacia las corrientes opositoras. “Hoy la Azul y Blanca representa al 60% de la federación”, reconoce este ex diputado nacional por el radicalismo chaqueño.

También toma distancia del alineamiento que Buzzi le imprimió a la FAA en materia extragremial como el acompañamiento a los líderes sindicales Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Pablo Micheli. Aunque poniéndolo en boca del distrito, Orsolini sostiene que el acompañamiento es válido en tanto el paro reivindique los reclamos del segmento de los pequeños y medianos productores rurales.

Sin embargo, el candidato no estaría dispuesto a sacar los pies del plato, y piensa que llegará a una fórmula de acuerdo dentro de la Azul y Blanca, en los próximos 30 a 60 días. A sus filas ha sumado al bonaerense Julio Currás,  hasta hace poco representante de la FAA ante el IPCVA y removido para ceder ese lugar al pampeano Ulises Forte, lo que alimentó versiones de rispidices entre el bonaerense y Buzzi.

¿Y la oposición? Las dos principales fuerzas que le disputan el poder al buzzismo son La Netri y la entrerriana Linea Federal. Con De Angeli en el Senado y jugando ya para competir por la gobernación de su provincia, los vínculos entre ambas organizaciones se han aceitado como nunca antes. La posibilidad de que el buzzismo logre seducir a alguna de las partes, hoy parece no estar dentro de lo posible.

Todavía es muy temprano para prever la jugada de la oposición en la Asamblea que elegirá al sucesor de Buzzi. Algunos se entusiasman con la idea de un candidato de unidad -portador sano de apellido- que logre destronar a la Azul y Blanca de la conducción. Pero todo está muy verde todavía en la caldeante interna federada.

Ya ni la oposición es seducida por la dirigencia rural para integrar listas: el ocaso de los agrodiputados

Por Javier Preciado Patiño

Para el ruralismo, estas elecciones legislativas se encuentran en las antípodas de lo que fueran las de 2009, cuando el arco político opositor sacaba número para poder poner entre sus candidatos a un dirigente rural.

El último intento serio se utilizar a los ruralistas para captar votos fue el de Lilita Carrió en 2011, al poner a Mario Llambías como cabeza de lista de diputados para competirle a Julián Dominguez por el oficialismo. Pero el magro menos de 3% que el ex presidente de CRA obtuvo en las urnas convenció a la pragmática dirigencia opositora que los tiempos de sacar rédito del conflicto rural definitivamente habían quedado atrás.

No se puede decir que la Mesa de Enlace haya escatimado esfuerzos para volver a incidir en la vida política de la Nación. Desde 2009 en adelante intentaron -infructuosamente para su pasar- volver a instalar en la agenda de la opinión la cuestión del campo, pero por alguna razón la opinión pública parece haberse desentendido del tema. Preocupa más en los últimos tiempos el estado de las veredas que la situación del campo, sostienen las encuestas, guste o no guste en el sector.

No es mucho lo que ha logrado el ruralismo en estas elecciones. Lo más firme emerge de la candidatura de Alfredo De Angeli a senador por Entre Ríos, con la alianza del PRO con el bustismo apuntalando su figura con la esperanza de obtener algún rédito electoral. Luego aparecen Ricardo Buryaile por el radicalismo formoseño y Juan Casañas por la misma fuerza pero en Tucumán, como agrodiputados con mayor o menor chance de renovar. Y punto.

La cuestión no solo es que nombres como Pablo Orsolini o Ulises Forte, ambos de la FAA y legisladores también de la UCR, no busquen la reelección, sino que no haya un recambio de figuras, y en este rubro el leading case es Eduardo Buzzi.

¿Qué dudas cabe que al titular de la Federación Agraria le hubiera encantado estar en la cabeza de alguna lista por Santa Fe? Pero ni al Frente de Binner/Barletta, ni al PRO con Miguel del Sel le tentó su figura. Dicen las malas lenguas basadas en encuestas que su intención de voto era ínfima, inferior a la Osvaldo Salomón, una de las pocas alternativas que podía jugar. Lo cierto es que la única oferta concreta le vino por el partido de su socio en el conflicto agrario, Gerónimo Venegas, pero la escasa intención de voto lo debe haber hecho desistir.

La decisión de Mauricio Macri de no competir en Buenos Aires, mechando algunos candidatos en la lista de Massa, dejó afuera las aspiraciones del carbapista Jorge Srodek de seguir sentado en su banca de diputado provincial. Originalmente denarvaista dio un salto al PRO, que por ahora lo ha dejado sin nada.

Otro que llegó a la legislatura provincial por la lista del Colorado en 2009, el abogado federado pergaminense Jorge Solmi, y que saltó al espacio de Sergio Massa o +A, se ha tenido que conformar con una presencia testimonial con una presencia en la lista de diputados pero con chances de acceder al Congreso de la Nación solo si el alcalde de Tigre saca más del 50% de los votos.

También el ex candidato a vicegobernador de Córdoba por el radicalismo, el ruralista de Cartez Néstor Roulet se ha tenido que conformar con un lugar más que simbólico. No solo saltó de la UCR al PRO, sino que con esta fuerza irá en tercer lugar, detrás del ex árbitro de fútbol Baldassi y de la ex funcionaria Laura Rodríguez.

Solo la elección del titular de Carbap, Horacio Salaverry, como primer candidato a senador provincial por la cuarta sección electoral (la misma donde pisan fuerte Julián Domínguez y Florencio Randazzo) puede ser una apuesta seria de los partidos por el ruralismo, en este caso por la fuerza de Francisco de Narváez.

Los agrodiputados deberán competir con los popes de la oposición si quieren renovar

Menudo problema enfrentan los legisladores provenientes del gremialismo rural, que en su casi totalidad concluyen cuatro años de vida parlamentaria, que significa además de las jugosas dietas, viáticos y presupuesto para repartir entre sus fieles.

Es que enrolados en las filas de la oposición (mayoritariamente la UCR y la CC) ven que el espacio para renovar se ha achicado y no solo eso sino que los principales líderes politicos anti K también concluyen su mandato este año. Efectivamente, desde Ricardo Alfonsín a Oscar Aguad, desde Elisa Carrió a Alfonso Prat Gay, desde Francisco De Narváez a Felipe Solá, o desde Pino Solanas a Margarita Stolbizer, todos estos referentes de la oposición están obligados a renovar si quieren conservar su espacio de acción en la legislatura (situación que sufre hoy Hermes Binner).

Por ejemplo, la UCR pone en juego el 66% de sus bancas, que significan 25 de las 38 que posee (según www.diputados.gov.ar), mientras que el PRO arriesga 8 de sus 11 bancas (73%). La Coalición Cívica está decididamente peor, al exponer íntegramente sus 6 bancas (100%), mientras que el conglomerado Frente Peronista expone a 15 de sus 22 diputados (68%) a la reelección. Solo el GEN está en una mejor situación al arriesgar a Stolbizer y Milman sobre un total de 5 diputados.

Este es el escenario en el que los agrodiputados deberán sentar sus estrategias para intentar renovar sus bancas o, caso contrario, volver al llano de la acción gremial. Tanto Ulises Forte, como Pablo Orsolini, Juan Casañas, Ricardo Buryaile, Lucio Aspiazu, Atilio Benedetti y Jorge Chemes, tienen que dar esa pelea en el seno de la UCR, mientras que Hilma Re lo hará en la Coalición Cívica y Estela Garnero en su cuasi mono bloque Córdoba Federal.

Por un lado, la oposición sabe que deberá hacer una excelente elección solo para poder retener sus bancas. Por el otro, el hecho de que todas las figuras políticas estén obligadas a renovar dificulta los acuerdos para mostrar ante la ciudadanía una convergencia del antikirchnerismo. Situación inversa vive el oficialismo, al que solo un cisma en la provincia de Buenos Aires podría crearle una situación preocupante.

De ahí que en el ámbito político analicen que el gremialismo rural, en su afán por conservar la cuota de representación parlamentaria, intente por todas las vías volver a instalar el conflicto rural, como vía para ganar presencia mediática e influir a la hora del armado de las listas.

Sin embargo, la notoria ausencia de dirigentes opositores de peso (a excepción de De Narváez) en la asamblea de Pehuajó estaría enviando un mensaje de que por ahora no está en la agenda de la misma oposición darle un espacio al gremialismo agrario.

Por otra parte, las encuestas no están midiendo hoy que la problemática rural tenga un lugar de preponderancia en la opinión pública, como sí lo tienen drivers como inseguridad, inflación o desempleo.

La situación puede resultar más sensible para la Federación Agraria, que tiene a figuras relevantes en el congreso como Forte, Orsolini o Casañas (Barchetta renueva recién en 2015) y que sufre el agobio en sus finanzas tras haber perdido la comercialización de los formularios de comercio de granos 1116.

¿Anticipa esto una mayor virulencia de la actividad rural gremial en el año eleccionario?

Buzzi en un peligroso triángulo cuyos vértices son política, gremialismo y medios

Por Javier Preciado Patiño

Es posible que Eduardo Buzzi luzca la cucarda de ser el primer presidente de la Federación Agraria en ser tapa de un diario de circulación nacional, pero por la sospecha de corrupción. La noticia que se dio es que en su momento el Gobierno Nacional le había adjudicado la posibilidad de que los pequeños y medianos productores que conforman esa organización encontraran un canal de 50.000 toneladas para su trigo en la exportación, pero que esa operación se terminó realizando con los mismos descuentos respecto del FAS teórico con los que operan las grandes compañías exportadoras y encima, con la intermediación de una sociedad vinculada con la dirigencia de la FAA.

Pero más allá de la noticia, el hecho revela cómo se entremezclan las internas y las disputas por el poder, el modo de ejercer los liderazgos, la relación con el poder político y también con los medios de comunicación. Un verdadero y apasionante leading case, digno de estudio.

Para arrancar habría que comenzar diciendo que la gestión de Buzzi, que va por su 13 periodo consecutivo, logró desarrollar un grado de confrontación interna en la organización que tal vez no registre antecedentes. Emulando a las prácticas que le adjudica al Gobierno Nacional, el líder de la FAA conduce la organización con mano de hierro, llevándola a una lógica binaria: ser oficialista u opositor. Y la oposición, que al igual en el plano político nacional se encuentra atomizada en distintas corrientes, ha por lo menos logrado consensuar acuerdos programáticos como, por ejemplo, la reforma del estatuto para impedir la reelección sin límites.

Así se llegó a la última asamblea, en setiembre del año pasado, donde circularon dos panfletos –anónimos, pero únicamente atribuibles a la oposición- uno donde se plantaban las sospechas por el manejo del trigo de exportación y otro donde se hablaba del semillero de la FAA y la relación con Barchetta, uno de los alfiles de Buzzi.

Pero el trabajo de Buzzi no fue solamente mantener una interna caliente, sino convertirse él mismo y por tanto la entidad en jugador activo en la política nacional. Luego de su sociedad con la SRA en los tiempos de la 125 (entendible en alguna medida, como de hecho lo explicó en la CTA ante Víctor de Gennaro), pasó a ser parte del frente claramente opositor en lo político que hoy lidera el titular de las opositoras CGT Hugo Moyano y el de la CTA, Pablo Micheli.

Mezclar gremialismo y política partidaria es un juego complejo, porque se multiplican exponencialmente los enemigos.

Así los medios alineados con el Gobierno encontraron en las denuncias internas un caldo de cultivo extraordinario para atacar al Buzzi opositor y cargaron sobre él sus plumas.

En ínterin, no es menor el dato que la Afip le haya quitado la posibilidad a la FAA de comercializar los formularios para el comercio de granos 1116, que constituían una importante fuente de ingresos para la entidad. Esta decisión puede no solo afectar la capacidad de la entidad de operar en la política, sino también la del oficialismo en relación a las internas.

Conocida la notica, fue el turno de volver a jugar de la oposición federada, que sobre la base de la denuncia periodística exige a la conducción explicaciones sobre los hechos allí manifestados.

No se trata, de todas manera, de un modus operandi novedoso: la política suele utilizar esta metodología para interactuar con el sistema de la comunicación. Lo novedoso, en todo caso, es que una organización gremial haya ingresado de cuerpo entero en esta complicada lógica.

El escándalo con el que se busca complicar a Buzzi

En la última asamblea de la Federación Agraria Argentina, en la cual fue reelegido para su mandato número 13 su líder, Eduardo Buzzi, circuló un volante anónimo que disparaba las dudas sobre lo que podría constituir un fraude.

Este volante, adjudicado a la oposición a la oficialista Azul y Blanca, llevaba como título “Preguntas que nos debemos hacer en la FAA” y planteaba lo siguiente (reproducción textual):

PREGUNTAS QUE NOS DEBEMOS HACER EN LA FAA…
Cómo se administra nuestra Entidad??? Dónde se decide y quiénes????
QUÉ ES FEDERAR SRL??

CUÁL ES LA RELACIÓN CON FAA??

FEDERAR SRL ES DE LA FAA???

Ver: www.federar.com.ar, o cartel de ruta 9: FEDERAR: “Con la visión y el respaldo de FAA”.
¿POR QUÉ FAA Y FEDERAR SRL POSEEN EL MISMO DOMICILIO FISCAL?

Ver CUIT de FAA: 30-50010969-2 y CUIT de FEDERAR: 30-70814173-5

Sin embargo, si revisamos los últimos balances de nuestra entidad, incluso el último Balance 2011-2012, no tienen ninguna referencia a FEDERAR SRL.
Quiénes son los dueños de FEDERAR SRL?

Quién es el Socio Gerente de FEDERAR SRL? Y el Gerente de la FAA? Son la misma persona?

2011 Y LOS ROE DE TRIGO SOLICITADOS POR LA FAA A FAVOR DE FEDERAR SRL:

Se le otorgaron dos cupos de 25.000 TN de trigo cada uno.

Primer cupo: La fecha exacta en que se comercializó fueron los días 20 y 21 de julio de 2011. En el día 20 de Julio se comercializaron 15.310 tn a un precio de 190 dólares, y el día 21 se comercializaron 9.320 tn a un precio de 195 dólares. El total se comercializaron 24.630 tn de trigo. Si tomamos los promedios, podemos afirmar que el FAS TEORICO DE TRIGO DE JULIO 2011 FUE 230 DÓLARES. POR LO QUE ESTAMOS HABLANDO DE UN MONTO DE 938.600 DÓLARES QUE CORRESPONDÍAN COBRAR A LOS PRODUCTORES Y QUEDARON EN FEDERAR SRL, sólo de las primeras 25.000 tn.
MAS GRAVE AÚN ES QUE LA FAA NO RECIBIÓ UN SOLO CENTAVO DE ESTA DIFERENCIA CUANDO FUE LA QUE HIZO LAS GESTIONES.
ESE MONTO NO INGRESA EN NINGUN MOMENTO EN FAA, NI CONSTA EN EL BALANCE DE FAA 2011-2012, YA QUE EL BALANCE NO MUESTRA NINGUNA RELACIÓN ENTRE FEDERAR Y FAA, A PESAR DE QUE LA EMPRESA UTILIZA LA SIMBOLOGÍA DE FAA.
QUIEN RECIBIÓ 1.200 TN DE TRIGO PARA COMERCIALIZAR, SIENDO QUE LO GESTIONÓ LA FAA???
QUÉ RELACIÓN TIENE ESTE ACOPIO CON FEDERAR???? Y CON LA FAA???
SON MUCHAS LAS DUDAS QUE NOS ARROJA ESTA MANERA DE OPERAR QUE TIENE LA EMPRESA FEDERAR SRL Y SU RELACIÓN CON FAA.

El punto es que esta denuncia habría desatado una investigación periodística en cuyo ojo de la tormenta se encontraría el mismísimo Eduardo Buzzi, hoy considerado un dirigente opositor antes que gremial por el Gobierno Nacional. Precisamente, la denuncia mediática caería en un momento en que el hombre de JB Molina ha tomado como estrategia alinearse no ya con las otras gremiales del campo (la Mesa de Enlace hoy en estado vegetativo), sino con los activos sindicalistas Hugo Moyano y Pablo Micheli, en la búsqueda de la reedición de una “multisectorial”, como la que en los 90 se enfrentó con el modelo neoliberal del Presidente Menem.

Buryaile vs. Buzzi: Una pelea que sintetiza las limitaciones del gremialismo rural

Que los cruces entre el titular de la Federación Agraria y el Presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de Diputados sea tomado por conductores más relacionados a la farándula y los escándalos que a la economía y el campo habla del marco de sainete en que se ha terminado convirtiendo el accionar del gremialismo rural en su paso por la política.

La ubicuidad no es fácil en estos son tiempos de blanco o negro. O estás con el Gobierno o contra el Gobierno. No hay lugar para tibios o magos escapistas.

El primero que determinó dónde estaba Buzzi fue Clarín. El sábado lo ubicó del lado K de la política, imputándole haber operado a la legisladora cordobesa Estela Garnero para que obre a favor del Gobierno en el tema presupuesto.

No importa lo que haya hecho el federado. La verdadera noticia es que el principal opositor al Gobierno (Clarín) había definido Buzzi ya no era funcional para la gran contienda.

Buzzi lo reconoció entrevistado por Magdalena Ruiz Guiñazú en Continental: “La Federación ya no es herramienta de oposición. Acá a los sectores de oposición, si no sos opositor puro no le servís”, reconoció.

(más…)

Ley de Arrendamientos, una pieza clave en la relación Campo Gobierno

Según parece, alrededor del 70 por ciento de la agricultura argentina se realiza en campos alquilados. Vale decir que solo en 30 de cada 100 hectáreas es el propietario de la tierra quien asume el riesgo productivo. 

La razón de por qué ocurre eso es muy sencilla. Aquel que en los 90 estaba semifundido con un campo de 100 hectáreas en pampa húmeda, hoy saca al año no menos de $120.000 solo por el hecho de poseer campo.

Y esto es así, porque hay rentabilidad en la producción, a tal punto que se puede destinar un tercio de la cosecha esperada de soja en alquilar el campo y encima ganar dinero.

Es sintomático lo del propio Eduardo Buzzi, cuando relata que perdió un campo que alquilaba en el Chaco a manos de El Tejar, en su habitual diatriba contra los pooles de siembra. De los dichos del líder de la FAA se desprenden dos cosas:

(más…)

Cuidado: La “mesa” se puede quedar sin sillas

La segunda semana de mayo termina con dos frases: “No vamos a cortar las rutas ni mamados” (Buzzi en Mercoláctea). “Tenemos que reconocerle al campo el aporte al superávit comercial” (Cristina en la presentación del Plan Estratégico Agroalimentario).

Esto da mucha telar para cortar. Vayamos entonces por partes (hablando de cortar).

Desde fines de 2008, la Mesa de Enlace viene repitiéndose en quejas y amenazas con evidente menor eco cada día. Su cenit lo había alcanzado en el invierno de ese año, cuando el Gobierno hablaba de la oligarquía ganadera mientras TN mostraba la imagen del desdentado De Angeli.

Hoy el mellizo muestra su romance con una atractiva joven y la conducción gremial “del campo” moviliza cada vez menos. ¿Qué pasó en el ínterin?

La cosa funcionó bien mientras el gobierno agredía. Como el luchador de aikido, la conducción ruralista utilizaba la energía que lo atacaba para que se le volviera como un búmeran. Así se llegó al 28 de junio, con una oposición más que agradecida. (más…)