Tag : ‘Julián Domínguez’

El agro y las PASO: ganadores y perdedores de una jornada que concluye en octubre

Por Javier Preciado Patiño

Si bien el sector rural y sus dirigentes no tuvieron en estas elecciones legislativas ni el peso ni el brillo de 2009, tampoco dejaron de estar ausentes por completo y su presencia en estas primarias bien vale la pena un repaso. Veamos.

Alfredo De Ángeli. El federado entrerriano enfrentado a Buzzi en la interna gremial sacó el 23,5%, lo que lo ubicó segundo por detrás del kirchnerismo en Entre Ríos. Fruto del acuerdo entre Macri y el ex gobernador Jorge Busti, su inclusión dio dividendos si se considera que la misma alianza para diputados sacó el 21,69%, a solo diez décimas de la UCR, que va sola en esta contienda. Pero el contradictorio ruralista no puede dar todavía por sentado su acceso a la banca de senador por la minoría. El agroindustrial radical Atilio Benedetti quedó a 2 puntos y medios, y hay que ver cómo se mueve el casi 8% del electorado provincial que votó al FAP en las internas, es decir si va a insistir con su candidato o terminará beneficiando al Melli o al titular de Tierra Greda.

Norberto Yauhar. Su candidatura para enfrentar a Das Neves llegó casi por descarte, luego de que históricos referentes del PJ chubutense eludieran tal posibilidad. Se suponía que como ministro del Gobierno Nacional, “bajando” a la provincia con fuertes ayudas económicas iba a poder acortar la distancia que a priori se le otorgaba al ex socio de Eduardo Duhalde en las presidenciales de 2011. Pero las PASO le dieron a Das Neves un contundente 46,68% sobre el 28,40 de Yauhar. El funcionario ha dicho que dispone de acá hasta octubre para acortar la distancia, lo cual a priori no parece tarea sencilla.

Jorge Solmi. El abogado federado pergaminense e incondicional de Eduardo Buzzi había ingresado a la legislatura provincial en 2009 de la mano del hoy alicaído Francisco de Narváez. Con un innato olfato para diferenciar ganadores de perdedores saltó tempranamente al espacio de Sergio Massa, con la idea de apuntar a la intendencia en 2015. Habiendo cubierto su puesto en la cámara baja incluyendo a su esposa en la lista de candidatos, aceptó participar en un puesto inaccesible para ser diputado nacional. La performance del Frente Renovador en Pergamino estuvo 7 puntos por debajo del nivel provincial de esa fuerza, pero aún así le alcanzó para ser primera fuerza, dejando atrás al Frente Progresista donde milita al actual intendente Héctor “Cachi” Gutiérrez, y en tercer lugar al Frente para la Victoria con el 22,53%.

Gerónimo “Momo” Venegas. El titular de los peones rurales (Uatre) y archienemigo declarado de los Kirchner, pero que decidió jugar su propio partido con Unión con Fe, entró raspando para competir en octubre al obtener el 1,56% de las preferencias del electorado bonaerense. Igual, se dio la satisfacción de arrasar con el 43% en su pago chico, Necochea, relegando al FpV que sacó el 17,52% y el massismo con el 14%.

Julián Andrés Domínguez. El ex ministro de Agricultura y actual presidente de la cámara Baja nacional jugaba sus fichas en Chacabuco, su base política. El electorado allí le fue benévolo y le pudo llevar una sonrisa a su jefa política: el FpV obtuvo el 33,88% dejando al Frente Renovador segundo con el 28,82%, revirtiendo allí la diferencia obtenida por Massa a nivel provincial. Pero si a Domínguez le fue bien, mucho mejor les fue a sus delfines políticos, los hermanos Patricio y Andrea García, que en el partido de Ameghino le dieron al FpV una victoria contundente al sacar el 39,3% de los votos, contra 22,25% del Frente Progresista Cívico y Social.

Horacio Salaverry. El presidente de Carbap cerró a último momento una alianza con Francisco de Narváez para ir como senador provincial por la primera sección electoral, que incluye a su pago chico, Suipacha. Pero en este partido, Unidos por la Libertad y el Trabajo salió tercero con el 10,69% detrás del Frente Renovador (20,37%) y el Frente para la Victoria (29,44%). Se ve que los votos de los ruralistas no alcanzó para revertir la tendencia, pero al menos sirvió para salir por delante del Frente Progresista Cívico y Social (9,37%).

Javier Pérez Balade. Digamos que no fue muy auspicioso la performance de este dirigente de Carbap en la política de Coronel Dorrego. Jugó sus chances electorales en Compromiso Federal, desde el espacio Es Posible y logró la adhesión de 37 electores, de los 13.594 habilitados para sufragar. En este partido, ganó el FPCyS con casi el 26%, segundo salió el Frente Renovador, tercero el denarvaísmo y cuarto el FpV. Seguramente el dirigente ensayará alguna autocrítica habida cuenta que fue superado en votos por el Frente de Izquierda (Partido Obrero) y el Movimiento Avanzada Socialista, que cosechó 61 sufragios.

Ya ni la oposición es seducida por la dirigencia rural para integrar listas: el ocaso de los agrodiputados

Por Javier Preciado Patiño

Para el ruralismo, estas elecciones legislativas se encuentran en las antípodas de lo que fueran las de 2009, cuando el arco político opositor sacaba número para poder poner entre sus candidatos a un dirigente rural.

El último intento serio se utilizar a los ruralistas para captar votos fue el de Lilita Carrió en 2011, al poner a Mario Llambías como cabeza de lista de diputados para competirle a Julián Dominguez por el oficialismo. Pero el magro menos de 3% que el ex presidente de CRA obtuvo en las urnas convenció a la pragmática dirigencia opositora que los tiempos de sacar rédito del conflicto rural definitivamente habían quedado atrás.

No se puede decir que la Mesa de Enlace haya escatimado esfuerzos para volver a incidir en la vida política de la Nación. Desde 2009 en adelante intentaron -infructuosamente para su pasar- volver a instalar en la agenda de la opinión la cuestión del campo, pero por alguna razón la opinión pública parece haberse desentendido del tema. Preocupa más en los últimos tiempos el estado de las veredas que la situación del campo, sostienen las encuestas, guste o no guste en el sector.

No es mucho lo que ha logrado el ruralismo en estas elecciones. Lo más firme emerge de la candidatura de Alfredo De Angeli a senador por Entre Ríos, con la alianza del PRO con el bustismo apuntalando su figura con la esperanza de obtener algún rédito electoral. Luego aparecen Ricardo Buryaile por el radicalismo formoseño y Juan Casañas por la misma fuerza pero en Tucumán, como agrodiputados con mayor o menor chance de renovar. Y punto.

La cuestión no solo es que nombres como Pablo Orsolini o Ulises Forte, ambos de la FAA y legisladores también de la UCR, no busquen la reelección, sino que no haya un recambio de figuras, y en este rubro el leading case es Eduardo Buzzi.

¿Qué dudas cabe que al titular de la Federación Agraria le hubiera encantado estar en la cabeza de alguna lista por Santa Fe? Pero ni al Frente de Binner/Barletta, ni al PRO con Miguel del Sel le tentó su figura. Dicen las malas lenguas basadas en encuestas que su intención de voto era ínfima, inferior a la Osvaldo Salomón, una de las pocas alternativas que podía jugar. Lo cierto es que la única oferta concreta le vino por el partido de su socio en el conflicto agrario, Gerónimo Venegas, pero la escasa intención de voto lo debe haber hecho desistir.

La decisión de Mauricio Macri de no competir en Buenos Aires, mechando algunos candidatos en la lista de Massa, dejó afuera las aspiraciones del carbapista Jorge Srodek de seguir sentado en su banca de diputado provincial. Originalmente denarvaista dio un salto al PRO, que por ahora lo ha dejado sin nada.

Otro que llegó a la legislatura provincial por la lista del Colorado en 2009, el abogado federado pergaminense Jorge Solmi, y que saltó al espacio de Sergio Massa o +A, se ha tenido que conformar con una presencia testimonial con una presencia en la lista de diputados pero con chances de acceder al Congreso de la Nación solo si el alcalde de Tigre saca más del 50% de los votos.

También el ex candidato a vicegobernador de Córdoba por el radicalismo, el ruralista de Cartez Néstor Roulet se ha tenido que conformar con un lugar más que simbólico. No solo saltó de la UCR al PRO, sino que con esta fuerza irá en tercer lugar, detrás del ex árbitro de fútbol Baldassi y de la ex funcionaria Laura Rodríguez.

Solo la elección del titular de Carbap, Horacio Salaverry, como primer candidato a senador provincial por la cuarta sección electoral (la misma donde pisan fuerte Julián Domínguez y Florencio Randazzo) puede ser una apuesta seria de los partidos por el ruralismo, en este caso por la fuerza de Francisco de Narváez.

Mercosur – China y el Nuevo Orden Global Agroalimentario: un análisis de la aprobación de biotecnologías para el Cono Sur

El último fin de semana, el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación anunció que China daba luz verde a tres eventos biotecnológicos en soja y uno en maíz.
Se trata de la soja RR2Bt o Intacta, de Monsanto; de la soja resistente a imidazolinonas o Cultivance, desarrollada por Basf y el Embrapa; dela soja LL resistente a glufosinato de amonio, de Bayer y del maíz resistente a insectos MIR 161 de Syngenta.
Son cuatro tecnologías que ya han sido liberadas por el gobierno argentino pero que para que puedan estar disponibles para los productores es necesario que los países importadores de granos los acepten.
Sin duda se trata de una noticia altamente relevante por una cantidad de factores. Veamos.
1.- China es hoy la segunda economía mundial y todo indica que en los próximos años superará a los Estados Unidos.
El crecimiento de esa economía ha llevado a un cambio en la dieta alimentaria de sus habitantes, que comenzaron a consumir mucha más carne de cerdo y pollo, para lo cual necesitan producir alimentos balanceados, para lo cual necesitan soja y maíz, básicamente.
Así China está importando unas 60 millones de toneladas por año, que agrega a sus 14 de producción propia, y las 200 de maíz que también viene produciendo.
Semejante cantidad de soja tiene esencialmente tres orígenes: Estados Unidos, Brasil o la Argentina (a lo cual se podría sumar Paraguay, cuya producción ya se acerca a las 10 Mt).
Ahí comenzó una puja entre oferentes y demandante. Porque para el Mercosur es imprescindible que sus agricultores dispongan de tecnologías de punta, para producir más y en forma más sustentable.
Cuando hace diez años las reglas las ponía unilateralmente la Unión Europea, había que resignarse a bailar al compás de ese burocrático bloque. De lo contrario recordar la “Política Espejo” llevada adelante por el Estado argentino en los años de gobierno de La Alianza.
Pero ahora resulta que los propios países del Sur están desarrollando biotecnologías, como la Empresa de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) de Brasil, que se asoció con Basf para desarrollar una soja tolerante a herbicidas.
Ahí empezaron las negociaciones con China, donde al peso de la demanda se le contrapuso el peso de la oferta.
2.- Se trata de un ejemplo fantástico de coordinación inter-nacional y público privada regional.
Por un lado, la gestión del Minagri argentino estuvo en todos los detalles de la negociación. Pero al lado también estaba Brasil, con su ministro de Agricultura haciendo lo mismo y con el mismo discurso.
El argumento era demoledor: si ustedes (China) aprueban estas tecnologías podremos producir más y así contribuiremos a tener más seguridad alimentaria y además podremos contener los precios de los granos. Un ejemplo de ganar – ganar.
Pero también estuvo en China el titular de la Cámara de Diputados y ex ministro de agro, Julián Domínguez, que no fue solo, sino con legisladores de la oposición, y todos manifestando la misma convicción de que los chacareros quieren producir más, para alimentar a 600 millones de personas en todo el mundo, en vez de los actuales 400 millones. Los legisladores se tuvieron que “fumar”, de paso, una hora de elogios hacia la Argentina por parte de los funcionarios chinos.
Y también estuvieron en China representantes de las empresas semilleras y de las organizaciones técnicas de los agricultores, empujando también las negociaciones con sus interlocutores.
3.- El contexto en el cual le transmiten al ministro Yauhar la decisión china de dar luz verde a las tecnologías no es un dato menor.
Se trata de un encuentro de ministros de Agricultura de América latina y el Caribe con las autoridades asiáticas que pone de manifiesto la relevancia de la región como socio comercial en agricultura de la República Popular China.
4.- Sin duda puede ser un punto de inflexión para el Nuevo Orden Global Agroalimentario. Por un lado, dos economías emergentes han podido negociar de igual a igual con la segunda mundial.
Por otro lado se trata de tecnologías casi exclusivas para esta región, de las cuales los mejores ejemplos pueden ser Cultivance o la Intacta.
¿Cómo se van a alinear ahora el resto de los países frente a este nuevo eje chino sudamericano?
La producción granaria argentina ya está en un piso de 100 millones de toneladas (dos cosechas casi al hilo por encima de ese umbral) y podríamos ir en los próximos años a un nuevo piso de 130 millones, sin tocar demasiado el área sembrada y en base a aumentar los rindes unitario.
La Argentina rompió con la política que le bajaba la Unión Europea respecto que hacer con su agricultura. Ahora el Viejo Continente insiste utilizando los grupos ambientalistas para frenar el avance agroalimentario argentino, pero no quiere terminar de entender que algo nuevo está ocurriendo, se siente al respirar…

Frente a la próxima campaña de invierno, planteemos el Gran Consenso Triguero Nacional

La realidad en el inicio de la campaña comercial del ciclo 2012/13 del trigo (tras concluirse la cosecha) es en absoluto alentadora. La producción ha sido baja (10,1 millones de toneladas según el Minagri, pero apenas más de 9 según las cámaras), lo cual ha obligado a deshacer contratos de exportación ya pautados mientras estuvo vigente la apertura y no solamente eso, sino incluso a cerrar la autorización de ROE’s para la exportación de harina de trigo. La situación se agravó por la mala calidad del cereal, muy afectado por el fusarium (fruto a su vez de las condiciones de humedad del fin de la campaña).

Pero no escapa que la producción de este cereal de invierno viene en franco declive. Casi un millón y medio de hectáreas fueron pasadas a la producción de cebada y la explicación ahí no es otra que la mayor seguridad de comercialización que el productor encuentra en el cultivo alternativo.

Mientras, la secretaría de Comercio Interior insiste en la fórmula de cuotificar mediante los ROE la exportación del saldo , en nombre de una seguridad alimentaria que nunca estuvo en riesgo en todo el tiempo previo en que no se había implementado el sistema de los permisos.

En la otra vereda, la dirigencia rural explota la cuestión del trigo más política que gremialmente, es decir más como un instrumento para hacer política partidaria en contra del Gobierno que para lograr medidas adecuadas que activen la producción en el marco político imperante.

Es que la Argentina tiene posibilidades inmediatas de pasar a producir más de 20 millones de toneladas de trigo por año. Tecnológicamente la solución está, tanto en genética, como en protección, nutrición y manejo. Por otra parte bastaría que una parte del área de soja de primera incorporara el doble cultivo, para que el salto en la superficie sembrada fuera fenomenal.

Alguien me preguntaba hace pocos días, ¿y vos que harías?

Le respondí que lo primero era continuar la metodología de diálogo que instaló Julián Domínguez durante su paso por la cartera agrícola y que se terminó plasmando en el PEA. Es evidente que hay muchos interesados, además de la Nación misma, en que se produzca más trigo sin que sea en desmedro de otros cultivos.

Sentados en una misma mesa, ¿qué pueden aportar los semilleros a los productores que vayan a sembrar más trigo este año? Lo mismo para los proveedores de defensivos y de nutrientes. ¿Qué compromiso pueden tomar molineros y exportadores? ¿Cuál va a ser el aporte del Estado si el campo genera más riqueza?

Sería muy difícil -y en este sentido la experiencia del PEA entiendo que es aleccionadora- que la Casa Rosada fuera a decirle no a una propuesta que viene respaldada por una cadena atrás, de la mano de legisladores y funcionarios. Incluso y dejando volar la mente (igual ya se planteó en el encuentro del Lide a fines del año pasado) la cuestión del trigo no pasa solo por una cuestión de la Argentina sino que es estratégico para Brasil. ¿Podrían también participar ese país, que va camino a ser uno de los mayores importadores mundiales del cereal, ser parte de un Gran Acuerdo Triguero?

Por otra parte, el momento ideal para un Gran Consenso es ahora, en febrero o marzo. Bastaría una señal positiva de la cadena y el Estados, dada a tiempo (el año pasado el anuncio de liberación del cupo fue tardío y no movió el amperímetro de la siembra, porque ya estaba jugada), para esperar una reacción positiva de los productores.

Alguien podría tildar esta propuesta de ingenua, pero lo que es seguro es que ningún espacio de diálogo es improductivo, sino todo lo contrario, sentarse a la misma mesa y con voluntad puede ser el 80% de la solución.

Ley de Arrendamientos, una pieza clave en la relación Campo Gobierno

Según parece, alrededor del 70 por ciento de la agricultura argentina se realiza en campos alquilados. Vale decir que solo en 30 de cada 100 hectáreas es el propietario de la tierra quien asume el riesgo productivo. 

La razón de por qué ocurre eso es muy sencilla. Aquel que en los 90 estaba semifundido con un campo de 100 hectáreas en pampa húmeda, hoy saca al año no menos de $120.000 solo por el hecho de poseer campo.

Y esto es así, porque hay rentabilidad en la producción, a tal punto que se puede destinar un tercio de la cosecha esperada de soja en alquilar el campo y encima ganar dinero.

Es sintomático lo del propio Eduardo Buzzi, cuando relata que perdió un campo que alquilaba en el Chaco a manos de El Tejar, en su habitual diatriba contra los pooles de siembra. De los dichos del líder de la FAA se desprenden dos cosas:

(más…)

Cuidado: La “mesa” se puede quedar sin sillas

La segunda semana de mayo termina con dos frases: “No vamos a cortar las rutas ni mamados” (Buzzi en Mercoláctea). “Tenemos que reconocerle al campo el aporte al superávit comercial” (Cristina en la presentación del Plan Estratégico Agroalimentario).

Esto da mucha telar para cortar. Vayamos entonces por partes (hablando de cortar).

Desde fines de 2008, la Mesa de Enlace viene repitiéndose en quejas y amenazas con evidente menor eco cada día. Su cenit lo había alcanzado en el invierno de ese año, cuando el Gobierno hablaba de la oligarquía ganadera mientras TN mostraba la imagen del desdentado De Angeli.

Hoy el mellizo muestra su romance con una atractiva joven y la conducción gremial “del campo” moviliza cada vez menos. ¿Qué pasó en el ínterin?

La cosa funcionó bien mientras el gobierno agredía. Como el luchador de aikido, la conducción ruralista utilizaba la energía que lo atacaba para que se le volviera como un búmeran. Así se llegó al 28 de junio, con una oposición más que agradecida. (más…)